Nota | Nación 321

La ciudadanía está indignada y enojada con la clase política por el poco compromiso para erradicar la corrupción. Precisamente los esfuerzos para combatirla están encabezados por los ciudadanos.

Bajo esa premisa nació hace un año #VamosPorMás, una iniciativa que tiene sus raíces en organizaciones de la sociedad civil como Transparencia Mexicana o el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) que han presentando propuestas como la Ley 3 de 3.

Este lunes, cuarenta organizaciones ciudadanas y académicas, así como actores importantes de la opinión pública, como Diego Luna, Denisse Dresser o Sergio Aguayo, entre otros, relanzaron el proyecto en el que anunciaron cuatro ejes de acción, en donde han asegurado que el Sistema Nacional Anticorrupción es apenas el primer paso para construir un piso firme. Por cierto, este sistema está por entrar en funciones y aún no tiene fiscal especial.

“No va a ser tarea fácil. La experiencia en estos meses nos ha revelado que la resistencia que está observándose por distintos miembros de la clase política, de distintos partidos políticos, en los distintos niveles de gobierno”, comentó en entrevista con Nación321 Marco Fernández, investigador de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey (ITESM) y también investigador asociado de México Evalúa, una de las organizaciones implicadas.

Estos son los cuatro pilares a trabajar y a exigir al gobierno de Enrique Peña Nieto, al Congreso federal y los congresos locales:

1. Discutir a fondo y crear una reforma constitucional y legal que resulte en una Fiscalía General no solo autónoma sino independiente, eficaz, con los controles democráticos adecuados.

2. Hacer nombramientos apegados a mejores prácticas de quienes han de operar los sistemas anticorrupción a nivel local y federal.

3. Tener recursos suficientes para asegurar la independencia y el funcionamiento de los Comités de Participación Ciudadana, el SNA y los sistemas locales.

4. Reformar las leyes de Adquisiciones y Obra Pública, las relacionadas con las finanzas de los partidos y revisar la figura del fuero federal para funcionarios, gobernadores y legisladores.

¿QUÉ IMPLICACIONES TIENEN ESOS PUNTOS?

El académico Marco Fernández explicó que hay cosas que se han logrado, pero faltan otras reformas y disposiciones para que realmente funcionen las políticas anticorrupción.

“Creo que lo que observamos en otros países que están avanzando era, por un lado, una coordinación más eficaz, y también necesitamos multiplicar la energía ciudadana de exigencia, de rendición de cuentas”, abundó Fernández.

Por cierto, comentó que la percepción de corrupción no se está traduciendo en “costos políticos sustantivos” para quienes se resisten a avanzar en este camino.

Asimismo, el especialista hizo un llamado al sector privado.

“En el caso de que alguno de sus miembros haya participado o se haya beneficiado de prácticas de corrupción, los tienen que expulsar. (No sirven) los códigos de ética que tanto anuncian si no tienen consecuencias reales”.

LA PARTICIPACIÓN

Sofía Ramírez, investigadora en Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, comentó que las personas tienen miedo a denunciar y “no hemos podido detonar el proceso de seguimiento a los casos y eso se traduce en mayor impunidad”, comentó la especialista.

“Queremos poder ofrecer mecanismos de denuncia para que la gente denuncie sin miedos y existan consecuencias”, detalló la especialista de esta organización que también es parte de #VamosPorMás.

Finalmente, hizo un llamado a no ser cómplices o testigos de la corrupción.

Publicación original: http://www.nacion321.com/ciudadanos/que-es-vamospormas-y-como-busca-hacerle-frente-a-la-corrupcion

18-07-2017